Condenado a dos años y seis meses de prisión por pegarle al vigilante y a varios trabajadores




Se declaran como hechos probados, como el acusado Bartolomé , sobre las 14:15 horas, se presentó, en un estado visiblemente alterado, en la Cofradía de Pescadores de A Pobla do Caramiñal, con la intención de hablar con el vigilante de seguridad, debido a la apertura de un procedimiento sancionador, que se le había notificado recientemente. En dicha oficina estaban varios trabajadores . El acusado, al llegar, pidió que avisaran al vigilante de seguridad. 

Una vez apareció el vigilante en la oficina, momento en que el acusado comenzó una discusión con él, llegándole a decir en gallego que "como teña que pagar eses cartos, vanche sair do lombo", al tiempo que hacía ademán de salir de la oficina, si bien, de repente, se dio la vuelta, atravesó el mostrador y se metió dentro de la zona reservada para los trabajadores, dónde se encontraba el vigilante junto a los trabajadores y, dirigiéndose hacia el vigilante, comenzó a lanzar patadas y puñetazos, el cual consiguió esquivar.

Los trabajadores consiguieron sujetar al acusado y conducirle hasta la puerta de la oficina, tratando de calmarle. Pensando que el acusado se había tranquilizado, lo soltaron volviendo Bartolomé a entrar en el interior de la oficina, donde se dirigió de nuevo hacia el vigilante de seguridad, y poniéndose enfrente de él, le lanzó varios puñetazos, uno de los cuales, le rozó en el labio, al tratar de esquivarlo, terminando por golpear en el ojo derecho a una trabajadora quien, inmediatamente, comenzó a sangrar y a quejarse, ante lo cual otro de los trabajadores se dirigió hacia ella para atenderle, momento en el que recibió una patada en el gemelo, propinada por el acusado que seguía tratando de golpear al vigilante. 

En determinado momento, y ante los gritos del trabajador debido al estado que presentaba la empleada el acusado se detuvo y les dijo que no era nada, y a pesar de que le advirtieron que no se fuera, se marchó de las dependencias de la Cofradía, sin interesarse por el estado que presentaba aquélla. Como consecuencia de estos hechos, la empleada de 51 años de edad en el momento de los hechos, sufrió perforación ocular derecha por estallido del globo ocular, recibiendo tratamiento médico, tanto oftalmológico como psiquiátrico y quirúrgico en el ojo derecho. A raíz de estas lesiones, le quedaron secuelas, consistentes en la pérdida de la visión del ojo derecho. También padece un trastorno depresivo mayor leve y le queda un perjuicio estético moderado consistente en ojo atrófico. Todas estas secuelas limitan parcialmente para la realización de su actividad profesional como administrativa.

A consecuencia de estos hechos, el vigilante sufrió contusión en el labio inferior y otro de los empleados una contusión en la pierna izquierda. Ambos solamente preciaron para su sanación de una primera asistencia.


El juez desestima el recurso  en el que se condena a Bartolomé como autor, criminalmente responsable, de un delito de lesiones, previsto en el artículo 147 del Código Penal, en concurso ideal con un delito de lesiones agravadas del artículo 149 del Código Penal cometidas por imprudencia del artículo 152 del mismo texto legal, a la pena de dos años y seis meses de prisión, con la accesoria legal correspondiente, y como autor de dos delitos leves de lesiones previstos en el artículo 147.2° del Código Penal a la pena de dos meses de multa, con cuota diaria de nueve euros, así como al pago.









No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.