30.000€ de multa por tener a auxiliares haciendo funciones de Seguridad Privada

Según la sentencia AN:2020:3193, recoge los hechos probados del acta de inspección policial en que se hizo constar que la empresa ofrecía servicios de control durante 24 horas, relevándose dos trabajadores en dos jornadas laborales de doce horas. « La presencia de los trabajadores era en todo momento en el exterior del edificio,» « desplazándose en las aceras de las dos calles que rodeaban el edificio». 





«Se constató que no se realizaba ningún tipo de control de las personas o vehículos que habían accedido o salido del edificio durante ese tiempo.» « La única actividad que realizaban, era permanecer en el exterior del edificio en todo momento, atentos a lo que podía suceder en el mismo» [...] «el trabajador que se encontraba en la calle Los Sabandeños se desplazaba por dicha vía pública observando el exterior del edificio.

En dicho periodo de tiempo, nuevamente entraron y salieron personas del edificio sin que se les realizase ningún tipo de control de acceso.»

Es criterio de esta Sección que la realización de rondas por el interior o por el exterior de los inmuebles en horario nocturno se revela como una de las más genuinas manifestaciones de los servicios de seguridad privada que, por la naturaleza de su prestación, es propio de los vigilantes de seguridad (por todas, sentencias de 6 de febrero y de 12 de noviembre de 2008, de 21 de enero de 2009 o de 12 de mayo, y de 30 de junio de 2010).

En este caso, constan «servicios de ronda o de vigilancia discontinua» o «desplazamientos al exterior de los inmuebles objeto de protección para la realización de actividades directamente relacionadas con las funciones de vigilancia y seguridad de dichos inmuebles», como califica el artículo 41 de la Ley 5/2014 los servicios de vigilancia y protección referidos a las actividades contempladas en el artículo 5.1.a) de la misma.

Corrobora lo anterior las declaraciones contenidas en el acta de inspección, que reproduce la sentencia:
«A continuación, los policías hablaron con una vecina que salía del residencial, ofreciéndose ésta a prestar declaración ante los agentes. Dicha vecina afirmó que desde aproximadamente diciembre del año 2015, unas personas comprobaba que gente ajena al residencial no ocupasen los pisos vacíos del edificio; siendo el servicio de 24 horas. Así mismo manifestó, que, como vecina, nunca habían controlado su acceso al edificio, teniendo constancia que entre los vecinos estimaban los servicios de estos trabajadores como de vigilancia.»

« A las 00:20 horas, del día 2 de febrero de 2016, cuando los dos trabajadores se encontraban en el interior de un coche en la calle Los Sabandeños, se procedió a identificar a estas personas, resultando ser D. Ovidio , con D.N.l. [...] y Primitivo , con DNI [...]. En declaración prestada por D. Ovidio , manifestó que trabajaba para la empresa "T... P... C... " desde hacía aproximadamente dos meses, la cual le había dado el uniforme que vestía. Su jornada laboral era de 18.30 horas a 06:30 horas. Carecía de habilitación de vigilante de seguridad y sus funciones eran vigilar el edificio para que no accediera ninguna persona ajena al mismo para ocupar los pisos vacíos que estaban sin vender, unos veintinueve, y que no realizaba ningún tipo de servicio de limpieza ni de mantenimiento, ya que se encargaba la comunidad del edificio. »

« En declaración prestada por D. Primitivo , manifestó que trabajaba para la empresa desde hacía un mes y medio aproximadamente yque la empresa le había dado el uniformeque vestía.
Aleatoriamente realizaba rondas de vigilancia en el interior y exterior del edificio y no realizaba labores de limpieza ni de mantenimiento, ni realizaba control de accesos de forma general .»



Se mantiene vigente el Reglamento de Seguridad Privada, aprobado por el Real Decreto 2364/1994, de 9 de diciembre, cuya Disposición adicional primera considera que son actividades excluidas que quedan fuera del ámbito de aplicación del Reglamento de Seguridad Privada: «las actividades siguientes, realizadas por personal distinto del de seguridad privada, no integrado en empresas de seguridad, siempre que la contratación sea realizada por los titulares de los inmuebles y tenga por objeto directo alguna de las siguientes actividades: a) Las de información en los accesos, custodia y comprobación del estado y funcionamiento de instalaciones, y de gestión auxiliar, realizadas en edificios particulares por porteros, conserjes y personal análogo.(...) d) Las tareas de recepción, comprobación de visitantes y orientación de los mismos, así como los de control de entradas, documentos o carnés privados en cualquier clase de edificios o inmuebles.» 

Es por ello que la sala desestima el recurso de apelación interpuesto por la representación procesal de la empresa sobre el recurso contencioso-administrativo contra la resolución de 23 de noviembre de 2018, del Secretario de Estado de Seguridad, del Ministerio del Interior, que desestimó el recurso
de reposición deducido contra la resolución de 24 de octubre de 2016 que impuso a la empresa una sanción de multa de 30.001 euros prevista en el artículo 61.1.a) de la Ley 5/2014,
de 4 de abril, de Seguridad Privada, por la comisión de la infracción muy grave tipificada en el artículo 57.1.a)
en relación con los artículos 10.1 y 18.1 de la Ley, y en el artículo 148.1.a) del Real Decreto 2364/1994, que aprueba el Reglamento de Seguridad Privada.

La sentencia es recurrible 




No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.