Declarado improcedente el despido de un Vigilante al que cesaron del servicio por causas organizativas y productivas

En la sentencia TS:2020:1858A se relata que el demandante prestaba servicios como vigilante de seguridad en el Puerto de Tazacorte en la isla de La Palma por cuenta de la demandada, Securitas, y el día 23 de junio de 2016 recibió carta de despido objetivo por causas organizativas y productivas. Como consecuencia de altercados protagonizados por el actor, que dieron lugar a actuaciones penales, y de las tensiones generadas entre el vigilante, oficiales e integrantes de la cofradía de pescadores, la empresa principal solicitó que el trabajador no volviera a prestar servicios en el puesto de trabajo y la empresa de seguridad demandada, ante la inexistencia de otro servicio en la isla para reubicar al trabajador, lo despidió de acuerdo con el artículo 52 c) del Estatuto de los Trabajadores.

La sala considera que no estamos ante un supuesto de pérdida o reducción de la contrata y, por tanto, no concurre causa productiva y como la empresa comunica el despido por hechos que no constituyen causa productiva u organizativa, se confirma la improcedencia del despido.

No puede considerarse que las sentencias comparadas cumplan con las anteriores exigencias. Si bien en ambas sentencias el despido hace referencia a la imposibilidad de reubicación, en la recurrida el cese obedece a actos del propio trabajador, mientras en la de contraste viene motivado porque el actor carece de las habilitaciones necesarias para seguir trabajando en el puesto. Por tanto, la conclusión sobre la inexistencia de causas objetivas en la sentencia recurrida no es contradictoria con la posición mantenida por la de contraste, en la que el actor no interviene con acto voluntario alguno en la decisión de la contrata; sin que pueda estimarse, por otra parte, una identidad en el dato de que en la recurrida la empresa cliente solicite que el trabajador no vuelva a prestar servicios y que en la de contraste la imposibilidad de reubicación tenga causa, entre otras, en que algunos clientes han solicitado que no se destine al trabajador a sus instalaciones, porque mientras en la recurrida dicha circunstancia es causa del cese, en la de contraste es una de las causas de imposibilidad de reubicación.



No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.